No hay plan que supere el contacto con el enemigo

No hay plan que supere el contacto con el enemigo

“Sin duda, el proceso de planificación detallado es importante porque obliga a la gente a pensar en las cosas adecuadas.
Sin embargo, “el propósito del comandante” es un elemento crucial para el seguimiento de los planes . Se trata de una descripción clara y precisa del objetivo primordial de la misión, que aparece en la parte superior de cada orden. Sin embargo nunca especifica los detalles ya que las instrucciones pueden quedar obsoletas por acontecimientos imprevisibles”

( Chip Heath y Dan Heat. Made to stick )

Así que  para conseguir que tu estrategia de social media encuentre apoyo en tu organización,  necesitas preparar un plan para tu jefe.  ¿Pero cómo ha de ser ese plan? Es decir ¿merece la pena entrar en los muchos detalles de una presencia en medios sociales? pero ¿no decimos que debemos ser ágiles y naturales y que las cosas suceden casi en tiempo real? ¿Esto no es el 2.0? ¿No crees Javier que las empresas piensan demasiado, y dan demasiada importancia a la planificación?

Es posible que si , pero no se trata de lo que yo piense o de lo que tu pienses, se trata de lo que tu empresa piense. Exceptuando aquellos de vosotros que seáis emprendedores por cuenta propia, los demás debemos seguir haciendo “planning” por mucho que cramos más en el “unplanning” Sin embargo hay un camino intermedio que es el que os propongo.

La frase de hoy está tomada de Made to Stick y no por casualidad en el capítulo primero: “Hazlo simple”  El “comander’s intent” o propósito del comandante como lo he traducido es el principio que aplican los militares para responder a la famosa frase que da título a este post.

“Puedes perder la capacidad de ejecutar el plan original, pero nunca pierdes  la responsabilidad de ejecutar el propósito” Por ejemplo: “Romper las líneas enemigas en el sector A” y esta orden se detalla en acciones tácticas concretas. como avanzar por el flanco derecho y rodear el puesto de vigilancia, pero luego resulta que el puente sobre el que hay que pasar está roto y el puesto de vigilancia se ha movido de sitio.  Teniendo claro el propósito, se consigue alinear el comportamiento de los soldados en todos los niveles, aunque las instrucciones tengan que cambiar sobre la marcha.

El propósito es la estrategia, la plataforma es el plan

Cuando la empresa tiene claro su propósito, es fácil reordenar los planes en medio de la batalla. El ejemplo que más a menudo se cita es este de Southwest Airlines, que en los años 70 introdujo la idea de  ”somos la línea aerea de bajo coste” y según parece sus fundadores plasmaron lo fundamental en una servilleta: “vuelos cortos, sin decoración y una estructura tarifaria única, optimizaremos los costes y seremos los más baratos.”

Cualquier plan que desarrolle la empresa ( no sólo de social media ) ha de ayudar a conseguir este propósito ( Vuelos cotos, sin decoración….) Tu plan por lo tanto ha de ser una plataforma al servicio de ese proposito. No es tan importante detallar cada acción táctica, como construir la plataforma desde la que podrás desarrollar esas u otras acciones tácticas si las cosas cambian y hay que improvisar.

¿En qué consiste una plataforma? Pues en un conjunto de procesos, personas y herramientas organizadas y coordinadas para desarrollar las acciones tácticas necesarias para conseguir nuestro propósito.

El éxito de tu plan depende más de tu capacidad para organizar estas plataformas, que de tu acierto en desarrollar unas cuantas tácticas que seguramente no superarán el contacto con el cliente.

Recibe todas las novedades en tu email

Recibe en tu buzón de correo cada nuevo artículo el mismo día de su publicación y aprende a combinar datos y estrategia

Opina

*